Meteorología, Conocimientos básicos.

La importancia que tenemos que concederle al tiempo es mayor de la que muchos marinos le conceden.

El tiempo es un factor determinante en nuestras actividades marinas y de el depende que disfrutemos de un agradable día de pesca o de navegación, que ese día se torne desagradable o de que nuestras vidas sean expuestas irresponsablemente junto con las de nuestros acompañantes. 

Usted tiene que aprender a reconocer las señales del tiempo que nos alertan de una amenaza de mal tiempo, usted tiene como deber de responsabilidad, obtener las últimas informaciones del tiempo y ser capaz de relacionarlas a su propia situación y capacidad, usted tiene que estar conciente de la velocidad con la que el tiempo puede cambiar y prestar atención y hacerle caso a las advertencias y pronósticos que las instituciones encargadas de ello hacen. 

En nuestro país la Prefectura Nacional Naval informa a través de sus estaciones de radio el pronóstico meteorológico, la Dirección Nacional de Meteorología mantiene un servicio telefónico permanente y contribuye con los medios de prensa para que estos difundan la información.

Obtenga el último reporte del tiempo antes de su partida y manténgase informado mientras usted esta afuera.. Para poder entender mejor el porque de las variaciones diarias del tiempo es bueno que refresquemos algunos conocimientos, tal vez ya por muchos olvidados.

Las masas de aire.

Las masas de aire fundamentales en cada hemisferio son: la masa de aire polar, formada en las regiones polares o árticas y la masa de aire tropical formada en las regiones tropicales. 

Éstas, a su vez, se subdividen en masas de aire continental y masas de aire marítimo

Los frentes.

Cuando una masa de aire húmedo, caliente, se encuentra con una masa de aire frío, seco, un frente se desarrolla. 

Los frentes son de gran importancia porque a lo largo de sus bordes es donde ocurren los más severos tiempos.

Los meteorólogos comparan los tipos de aire invadiendo un área, con los ya existentes en la misma; si grandes diferencias de temperatura y el contenido de humedad existen entre ellos, una gran actividad a lo largo del frente puede ser esperada.

Las Masas de diferentes tipos, formarán variadas clases de tiempo.

Nubes

Las Nubes se originan por la cantidad de vapor de agua que hay en la atmósfera, en la cual , aunque invisible, siempre existe en el aire. Cuando el aire se enfría lo suficiente, parte del vapor que contiene se condensa en pequeñas gotitas, o en cristales de hielo o nieve, si la temperatura desciende hasta el punto de congelación  o por debajo de este. 

Cuando la temperatura desciende la humedad que contiene se condensa y las gotitas y los cristales aumentan de tamaño y se hacen mayores hasta el punto  en que su peso se hace insostenible, caen en forma de lluvia o nieve.

Aunque su formación se debe a causas diversas, siempre se producen por un descenso en la temperatura de la masa de aire húmedo, lo que determina su condensación.

Las nubes planas dispuestas horizontalmente, dicen ser estables, mientras que las nubes ascendentes son inestables.

Se han adoptado formas básicas en su clasificación: Cúmulos(7), Nubes densas de desarrollo vertical en las que la cima forma cúpula y esta guarnecida de protuberancias redondeadas que la base es casi horizontal.

Cúmulos

Cirros (1), nubes aisladas, ramificadas como plumas y blancas. Presentan la forma mas variada como copos, trazos de hilos curvados.

Cirrus

 Estratos, son capas uniformes dispuestas horizontalmente, análoga a una niebla pero sin descansar sobre el suelo.

Nimbos, nubes negras y muy obscuras, tan características del tiempo lluvioso. 

Estas cuatro formas básicas fundamentales, rara ves se presentan solas y aisladas; ofreciendo todas, variantes muy complejas que han dado lugar a denominaciones especiales, en la que se reúnen los cuatro nombres típicos.

Estamos acostumbrados a escuchar los siguientes nombres: Cirrocumulus(3), Altostratus((4), Cirrostratus(2), Altocumulus(5), Stratocumulus(6), Cumulusnimbus(9) o Nimbustratus(8).

Para tener una mejor orientación, la carta de nubes muestra los diferentes números indicados por las nubes y la escala de altura es en pies. 

Altoscumulus

Altostratus

Cumulusnimbus

Stratuscumulus

Las perturbaciones.

Las perturbaciones nacen a lo largo del frente polar. Delante de toda perturbación ( es decir al este de la misma) un frente cálido separa al aire tropical del aire polar anterior.

Detrás de la Perturbación, (es decir al oeste de la misma), el aire polar posterior empuja el aire tropical hacia el este, levantándolo a lo largo del frente frente frío, formándose entonces, a lo largo de los dos frentes de la perturbación, sistemas nubosos y de lluvia.

A causa de la sucesión de las ondulaciones del frente polar, las perturbaciones no suelen presentarse aisladas, sino que se suceden unas a otras agrupadas en familias o serie de borrascas.

Mientras se desplaza a lo largo del frente polar, las perturbaciones evolucionan. La cuña de aire cálido tiene tendencia a estrecharse progresivamente y finalmente llega un momento en que el aire frío posterior se una al aire frío anterior, estrangulando la cuña de aire cálido desprendida de la masa principal, gana altura, se enfría y desaparece poco a poco.

La presión atmosférica.

La presión atmosférica se mide por la altura que alcanza una columna de mercurio cuya presión equilibra la de la atmósfera.

El barómetro es el instrumento que mide la presión de la atmosférica, lo mismo en pulgadas que en milibares. Las diferencias de temperatura producen las desigualdades de presión. El aire caliente se dilata y al ser mas ligero tiene tendencia a elevarse y a pesar menos a nivel del suelo; contrariamente al aire frío que se comprime y tiende a caer, es un aire de alta presión. El aire húmedo es mas ligero que el aire seco. 

Un aire cálido y húmedo da lugar a un área de baja presiones designada con el nombre de "depresión" o "ciclón". Ciclón no significa "viento violento", meteorológicamente ciclón significa "un centro de baja presión".

Una zona de alta presión se designa con el nombre de "Anticiclón". La velocidad del viento depende de la diferencia de presión entre "ciclones" y "anticiclones".

La Lluvia

La lluvia depende de la humedad del aire. La humedad absoluta es la cantidad de aire efectivamente contenida en una masa de aire.

La humedad relativa es la proporción en que se encuentra la cantidad de agua contenida en el aire y la que este podría contener en estado de saturación.

La humedad relativa es medida por un instrumento denominado girómetro y su medición es expresada en tantos por ciento. El aire es tanto mas húmedo cuando mas se aproxima al 100% de su humedad relativa.

El aire caliente puede contener mas humedad que el aire frío. Cuando un pronóstico nos informa que la humedad relativa es del 80% del vapor que es capaz de retener.

Niebla

Cuando la humedad se condensa y se acumula en torno a las partículas de polvo en la atmósfera, la reunión de muchas de esas partículas originan la niebla.

La humedad se condensa cuando el aire se enfría por alguna causa, ya que entonces el aire mas frío no puede retener tanta agua como el aire caliente.

Otra condición necesaria para que se forme la niebla es una corriente suave de aire que se mezcle el aire frío con el aire caliente.

Nieblas en tierra y en el Mar

En tierra, la niebla suele formarse después de la puesta del sol, pero puede durar hasta el alba. A medida que el sol se pone, la tierra irradia calor por estar la atmósfera despejada y entonces el aire sobre el suelo se enfría y cuando la temperatura desciende por debajo del punto de rocío, se forma la niebla. Este tipo de niebla es llamada de "irradiación" porque la tierra se enfría al irradiar calor en el espacio. Otro tipo de niebla es el llamado de "advención", originada por masas de aire que se mueven horizontalmente sobre la tierra. Las grandes nieblas que se forman en el mar son de este tipo. Otro tipo de niebla de advención se produce cuando aire frío pasa sobre las aguas continentales calientes, de lagos y lagunas.

              Inicio                   Índice